A SABER



Este Blog está pensado para vosotros/as, que al independizaros echáis de menos los platitos de mamá.

Para vosotras/os que no tenéis tiempo para emplear en la cocina porque trabajáis también fuera de casa y los tiempos no están para comer de “servilleta prendida” todos los días.

Para vosotras, “Amas de casa”, porque son recetas de cocina fáciles y muy apetitosas, que os permitirán quedar bien con vuestra familia e invitados y os dejará tiempo libre para emplear en esas otras cosillas que tanto os gustan... fregar, lavar, tender, planchar, ordenar lo planchado y lo que los demás dejan manga por hombro, limpiar toda la casa, incluidos baños; para que justo termines a alguno se le ocurra ducharse, limpiotear cristales, para que ese día, tras meses de sequía, al fin llueva, atender a los posibles enfermos de la casa, educar a vuestros hijos, mirar por la economía de ese hogar del que sois “amas”, ir a la compra, cargarla y prepararla en casa antes de colocarla en despensa y frigorífico, limpiar los zapatos, hacer las camas, escuchar los “problemones” de hijos, marido y parentela, ser su fiel psicóloga, consejera, amiga… amante del marido cumpliendo (en el mejor de los casos) a rajatabla los deseos de ambos… en fin, un largo etcétera de esas cosillas que “algunos” hombres denominan “estar tol día viendo la novela”…
Espero que os gusten las recetas que aquí os iré dejando y espero que me comentéis qué tal os fue con ellas.

viernes, 31 de diciembre de 2010

CRESTAS DE AVE César… Los que las van a comer se saludan

Ingredientes

. Cebolla
. Ajo
. Pimentón
. Harina
. Vino blanco
. Pastilla caldo de pollo
. Laurel

Elaboración:

. Se escaldan para quitar la piel. Se cortan en dos y se salan.

Se rehoga cebolla y ajo; cuando está se añaden las crestas; rehogar y después añadir una cucharada de harina; envolver bien para que no quede cruda. Añadir una cucharadita de pimentón y envolver bien con el resto de los ingredientes procurando que no se queme para que no amargue. Añadir un vasito de vino blanco, dejar evaporar y agregar, una pastilla de caldo de pollo y un vaso de agua.

Se cuecen en la olla durante 20 minutos. Pasado este tiempo, y cuando se pueda abrir la olla, separar las crestas y reservarlas en una fuente. Pasar la salsa por el chino, agregar a las crestas y servir.

2 comentarios:

María dijo...

¿Y dónde están los pollos que se dejen quitar las crestas? jeje.
Yo no he visto las crestas en los sitios en que compro...
Mi suegra que era de Baltanás, sí que las preparaba, según dice su hijo.

Besos

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Yo los compré en la carnicería que es de un chico muy presuasivo y los engaña diciendoles que si se dejan quitar la cresta después le deja mojar pan en la salsa.
Es un poco patético ver llorar a los pollos descrestados sin consuelo, pero la receta queda tan rica que se olvida de uno del pollo, del carnicero y de la madre que lo parió.

Besotes (por cierto, otra receta a probar cuando vengáis; habrá que ir anotando)